Descripción del proyecto

Empresa y familia son colectivos dinámicos. Evolucionan con el tiempo variando en tamaño y composición y a la par que se transforma su entorno y circunstancias. Es forzoso que deban también evolucionar sus valores y objetivos de modo coherente con su identidad y tradición empresarial.

Un Protocolo Familiar debe recoger dicha evolución e incorporar contenidos actualizados o sobrevenidos, además de eliminar los que fueren obsoletos. La adaptación periódica renueva acuerdos para afrontar nuevos retos, y permite afrontar el futuro sin otros riesgos que los propios del negocio o empresa.